Tipos de bombillas y características

Tipos de bombillas y características

Vas a comprar bombillas y no sabes cuáles son las idóneas para tu hogar. Esta situación es muy común ya que hoy en día tenemos varios tipos de bombillas a elegir, algunas han aparecido recientemente y no estamos acostumbrados a su uso.

En VentiDecor te explicamos las características de cada bombilla del mercado, así como sus pros y sus contras.

 

Lo primero que deberías saber es que en general, existen una serie de características a tener en cuenta para saber qué tipo de bombilla estamos buscando. Cada estancia requiere de una iluminación diferente:

Consumo: Piensa si la estancia va a estar muchas horas encendida. Si es así, te compensará elegir bombillas que consuman los menos watios posibles, ya que a la larga vas a ahorrar en tu factura de la luz. Este tipo de bombillas suelen costar un poco más al principio pero después amortizamos con creces la inversión. En salones, despachos, dormitorios, cocinas, etc el consumo es algo a tener muy en cuenta.

Si por el contrario, lo que vas a iluminar es un trastero, el consumo no nos preocupará demasiado.

Durabilidad: En la caja de la bombilla siempre vienen las horas de vida. Éstos datos se obtienen de pruebas y nos dan una idea de cuánto puede ser su durabilidad. Como es lógico, cuanta más durabilidad, mejor. Sobre todo si es una bombilla que va a estar muchas horas encendida nos compensará comprarla de calidad y con suficiente vida útil.

Color de la luz: Existen bombillas de luz cálida o fría.

Las de luz cálida emiten una luz amarillenta, ideal crear un ambiente cálido y familiar. Son las mejores para salones, sitios de reunión, dormitorios, etc. Para saber si tu bombilla es de luz cálida debes mirar en la caja la temperatura en grados Kelvin que alcanza, que debe estar sobre unos 2500-3000 K.

Las de luz fría (color blanco) suelen estar sobre unos 3500-4000 K. Son ideales para aseos, cuartos de baño y cocinas.

Las hay de luz aún más fría (color blanco-azulado) que rondan los 5000-6000 K. Son las más utilizadas en espacios exteriores.

Situación de la luz: No es lo mismo una luz pegada al techo, colocada en el suelo, en la pared, que queramos enfocarla hacia un punto, que forme parte de la iluminación general, etc. La forma de la lámpara y el tipo de bombilla dependerán del lugar donde vamos a colocar el punto de luz.

Estética: Depende del ambiente que deseemos conseguir colocaremos una luz más o menos intensa y elegiremos el color adecuado. Por ejemplo, a alguien se le puede ocurrir que en su salón vendría bien una luz azulada. Aunque esto no sea lo normal.

A continuación, una vez sabido lo que vamos buscando, elegiremos el tipo de bombilla adecuado en cada caso:

Bombillas incandescentes

Son las de toda la vida. Funcionan pasando la corriente eléctrica por un filamento de tungsteno, un material que al calentarse dentro del vidrio, emite una luz amarillenta. Son bombillas por tanto de luz cálida ideales para espacios que crean cercanía, familiaridad y calidez.

En cuanto a durabilidad, son las que menos duran, con una vida útil entre 1000 y 1200 horas.

Son las más baratas pero las que más watios consumen (entorno a 60 w).

Por ello, están especialmente indicadas para lugares donde no vayamos a tener mucho tiempo la luz encendida. Por ejemplo, un trastero, un garaje, etc.

Bombillas de bajo consumo

Consumen bastante menos watios que las incandescentes (hasta 5 veces menos dependiendo del modelo).

Su vida útil puede llegar hasta las 15000 horas.

La única pega que tienen es que tardan un poco en alcanzar la temperatura y luz máxima.

En cuanto a precio, aunque suelen costar un poco más que las incandescentes, pronto el ahorro en luz lo amortiza el precio y realmente merece la pena.

Ideales para espacios donde pasamos más tiempo como el salón, el dormitorio, etc.

Bombillas halógenas o dicroicas

Con consumos algo menores que las incandescentes y necesitan un balastro para funcionar.

Su vida útil es de unas 3000 horas.

Lo mejor que tienen es su rápido encendido.

Son muy utilizadas en exteriores y también en espacios donde necesitamos que la luz encienda rápidamente, como escaleras, pasillos y zonas de paso en general.

Tubos fluorescentes

Son unos tubos de vidrio cond dos electrodos en sus extremos en cuyo interior hay vapor de mercurio y argón, su superficie interna está revestida de sustancias fluorescentes (fósforos). La luz que emiten es siempre blanca.

Consumen menos que las incandescentes, y al igual que las de bajo consumo, tardan un poco en encenderse completamente.

Suelen utilizarse en cocinas y comercios donde se necesite repartir al máximo la luz de manera lineal.

Bombillas LED

Son lo último en iluminación. Con sólo 3 watios de led, conseguimos la misma cantidad de luz que con 40 watios de las incandescentes. Esto hace que el consumo sea mínimo.

Las bombillas de leds están muy presentes cada día más en la iluminación de hogares y espacios públicos. Gracias a su mínimo consumo, conseguimos ahorrar el máximo en luz.

Su durabilidad es 50 veces la de las antiguas incandescentes.

Son la mejor opción en cualquier caso. Sobre todo en espacios donde vaya a tener la luz mucho tiempo encendida, y en negocios donde la luz suponga un gasto importante como hoteles, oficinas, etc.

En Ventidecor contamos con un amplio catálogo de bombillas de todos los tipos. Dentro de nuestro catálogo, encontrará un filtro para encontrar muy rápidamente la bombilla que necesita.

Y por supuesto, nuestro equipo de expertos en iluminación estará encantado de asesorarle en el 95 472 01 98 para ayudarle a encontrar las bombillas ideales según su caso.

NUESTRO BLOG DE VENTIDECOR

Visite nuestro blog

Product added to compare.